Protector solar para la cara y el cuerpo: ¿Puedo usar el mismo?

0
288
Protector solar para la cara y el cuerpo: ¿Puedo usar el mismo?

Protector solar para la cara y el cuerpo ¿Son iguales? Ya sea por comodidad, por llevar menos trastos en el bolso, por ahorrar o simplemente por desconocimiento, muchos son los que usan la misma crema solar para la cara y cuerpo. Te contamos por qué lo estás haciendo mal.

¿Puedo usar la misma crema para la cara y el cuerpo? Esta es, sin duda, una de las preguntas que más nos hacéis. Y aunque ambas son hidratantes, incluyen protección solar y son específicas para cada tipo de piel, no son aptas para rostro y cuerpo.

Nuestra piel necesita productos diferentes según la zona en la que los vayamos a aplicar. ¿Por qué? Muy sencillo, porque la dermis de la cara es más sensible que la del cuerpo.

Protector solar para la cara

¿Y qué pasa si uso la crema del cuerpo para la cara? Que además de no seguir correctamente tu rutina, estás empleando en tu piel productos que no hidratan y protegen lo suficiente, por ejemplo. Además, esto puede desembocar en brotes de acné o en sequedad.

En el caso de los protectores solares faciales, la textura suele ser más ligera, rica en antioxidantes, filtros UV y agentes específicos que cubren necesidades como el acné, la pigmentación o el envejecimiento.

Filtro solar para el cuerpo

En el caso de las cremas solares para el cuerpo la cosa varía. Su textura suele ser más densa y gruesa, formulada con ingredientes como DMAE (agentes reafirmantes), filtros UV, agentes hidratantes y antiedad, pero con una menor composición que el protector solar para la cara.

Incluso fragancias que para el rostro pueden llegar a ser irritantes y provocar reacciones en la piel.

Por qué no usar la misma crema solar para la cara y el cuerpo

Como comentábamos al principio del post, el uso del mismo producto puede desembocar en brotes de acné, que surgen al obstruirse los poros y no dejar respirar a la piel.

Otro de los efectos es el de la piel apagada, sin su brillo y tono natural. Así como la falta de hidratación, ya que la crema corporal no aporta la suficiente al rostro.

Incluso un exceso de lípidos y falta de antioxidantes y de filtros que la piel del rostro necesita para combatir estos efectos de los que hablábamos antes: envejecimiento, manchas, protección solar…

¿Qué hacer entonces? Si, sabemos que es un rollo preparar el bolso para ir a la playa y a la piscina y tener que añadir un solar para la cara y otro para el cuerpo. Pero como se suele decir ‘Quien algo quiere algo le cuesta’ ¿no?

Así que deja a un lado la pereza, elige tu protector solar facial y corporal favorito, aplícalo antes de salir de casa, guárdalo en el bolso y reaplícalo cuando sea necesario. Te prometemos que pronto te acostumbrarás a llevar dos solares y a que esto no de pereza. ¡Tu piel te lo agradecerá!