Consejos para disfrutar de la nieve

0
375

Si, ya sabemos que la llegada del frío supone caer resfriado, preferir estar en casa antes que salir a la calle a aprovechar el tiempo, cambiar los helados por comidas calentitas, paquete de clinex como mejor amigo, pies y manos congeladas…

Peeeero el invierno y el frío también son sinónimo de nieve, desconexión o practicar deportes como esquí, snowboard, patinaje y hokey sobre hielo…

Para los que ya hayáis inaugurado la temporada de invierno esperamos que lo hayáis hecho pensando siempre en proteger vuestra piel y,  para los que este fin de semana den el pistoletazo de salida o tengan una escapada programada, muy atentos a los consejos que desde Farmaciasdirect os tenemos preparados para disfrutar de la nieve.

Como sabéis, la piel es el órgano de nuestro cuerpo que más expuesto está a los cambios bruscos de temperatura, sea cual sea la época del año en la que nos encontremos. En verano, con el calor abrasador y en invierno… también.

Si, aunque el termómetro marque bajo cero, la piel también necesita que esté protegida de los rayos del sol, da igual que su potencia radiada sea menor. Que no os engañe esa sensación de que el sol ‘no pega’, porque si pega… ¡Y mucho!

Así que ahí va nuestro primer consejo; usa protección solar. Y en los labios también, que después se agrietan y se irritan y no queremos escucharos decir que ‘os arde la boca’.

Seguimos con el segundo; vístete con el atuendo adecuado. Recuerda que vas a la nieve a hacer deporte y a disfrutar, por lo que la ropa ha de ser cómoda, ligera y que mantenga el calor y expulse la humedad que se genera al realizar esfuerzo físico y estar en movimiento. ¡Está permitido parecer una cebolla! Siempre y cuando las capas vayan de prendas con más calor a menos (esta, al ser la más exterior, ha de cumplir la función de corta-vientos).

Guantes, gorro, botas y gafas. Los complementos siempre son imprescindibles y, en este caso, mucho más. Por la cabeza y por los pies son las zonas por las que más calor corporal se pierde. Así que, es importante que sean térmicos y de secado rápido, para evitar que el frío se te meta en los huesos. Y con respecto a las gafas, que tengan cristales oscuros para no dañar la vista con el reflejo del sol y de ventiscas.

Ups.. ¡Se nos olvidaba! El casco también. En los deportes de nieve son muy frecuentes las caídas y, en estos casos, la cabeza siempre siempre siempre es la más perjudicada. Por ello, utiliza un casco de tu medida, que se ajuste a tu cabeza. Por si colisionas (que esperemos que no) esta estará protegida.

¡Que viene el tercero! Come rico y sano. Las bajas temperaturas hacen que gastemos más energía de lo normal, por lo que no estaría de más que en tu mochila hicieras hueco para comida con carbohidratos y proteínas, como fruta o chocolate. Y agua, muuuucha agua.

Y aquí tenemos el último de los consejos para disfrutar de la nieve a tope; descansa. Antes, durante y después de tu excursión a la nieve. Lo acabamos de decir, se pierde mucha energía y en ocasiones, una buena alimentación no es suficiente para aguantar escaladas, subidas y bajadas por la montaña. Intenta irte pronto a la cama, que normalmente, el día de la escapada tocará madrugar. Y, una vez allí, párate tranquilamente a comer y a disfrutar del ambiente.

Preparados, listos… ¡Ya!