Características y tipos de piel

0
270
Características y tipos de piel

Piel grasa, piel seca, piel normal, piel mixta, piel con acné… Cada una de ellas presenta una serie de características como dilatación de poros, exceso de sebo, sensación de tirantez o brillantez. Y tú, ¿Sabes qué tipo de piel tienes? Sigue leyendo que te lo contamos. 

Diferentes tipos de piel según las características

Como ya comentamos en el post anterior, la piel es uno de los órganos más delicados del cuerpo humano, lo que requiere de un tratamiento específico, y más cuando hablamos las características y de los distintos tipos de piel con los que nos podemos encontrar.

Cada una reúne una serie de características que las diferencian del resto. Sin embargo, hay ocasiones en las que estas propiedades son tan parecidas, que cuesta distinguir cuál es nuestra piel. Pero… ¡No te preocupes! Desde Farmaciasdirect te lo contamos.

Piel normal 

Aquellos que presentéis piel normal, debéis observar que la zona T (barbilla, nariz y frente) de vuestro rostro puede ser un poco grasa, pero en términos generales, tanto la hidratación como el sebo están regulados y la piel no es ni demasiado seca ni demasiado grasa.

¿Cómo puedes identificarla? Observando si presenta características como textura suave y lisa, poros finos, buena circulación sanguínea o ausencia de impurezas.

Piel seca

Lo primero que debemos saber es que existen varios grados de sequedad en la piel, según su intensidad y forma en la que se manifiesta.
Lo que caracteriza a la piel seca es que produce menos sebo que la piel normal, lo que conlleva a la falta de lípidos, necesarios para retener la humedad y actuar como protector frente a los agentes externos.
Como norma general e independientemente del tipo de piel que se tenga, el paso de los años y el envejecimiento hacen que la piel se seque en mayor medida, pese a su hidratación. Esta depende de la transpiración y de la aportación de agua al interior de las capas más profundas de la piel.

Las características de la piel seca, muy seca y extremadamente seca son las siguientes:

  • Piel seca: aspecto apagado y frágil, con tacto tirante y áspero.
  • Piel muy seca: sensación de tirantez y picor, con aspecto áspero y con manchas y descamación leve.
  • Piel extremadamente seca: frecuente picor, con tacto áspero, descamación, callosidades y cuarteado.

En el caso de la piel extremadamente seca, lo más frecuente es que la padezcan ancianos o manos y zonas muy muy deshidratadas.

Piel grasa

A diferencia de la piel seca, lo que distingue a la piel grasa es el exceso de sebo, hiperproducción conocida con el nombre de seborrea. ¿Cuáles son sus causas? El estrés, la genética, cambios y desequilibrios hormonales o productos que causen irritación.

La piel grasa se reconoce por la brillantez, poros dilatados, imperfecciones, piel visiblemente engrosada y pálida y signos de acné (en la zona T, cuello, hombros, pecho y espalda).

Piel mixta

Como su propio nombre indica, la piel mixta presenta variaciones en los tipos de piel en la zona de las mejillas(piel normal y seca) y la llamada zona T (piel grasa), con la presencia de algunas imperfecciones.

Esta variación es causada por falta de sebo en la parte normal y seca del rostro y, por el contrario, una hiperproducción de sebo en la zona de las mejillas, nariz y barbilla.

Cabe señalar que factores internos como cambios hormonales o envejecimiento, y factores externos como clima, contaminación o estrés, influyen sobre los niveles de la producción de sebo y la hidratación de la piel. De ahí a que notemos, con el paso del tiempo, que nuestro tipo de piel ha variado. Por ello, y para evitar en la medida de lo posible la aparición de imperfecciones en el rostro, debemos recurrir a productos y tratamientos específicos para cada tipo de piel.
Y lo que es más importante, acudir a nuestro dermatólogo, cuando observemos que nuestra piel está desequilibrada o tiene un aspecto apagado y frágil.