¿Tienes la piel grasa, problemas de acné o puntos negros?

0
183

Una vez terminada la temporada estival y las altas temperaturas y el sol, nuestra piel se encuentra engrosada, y junto con el estrés del trabajo y algunos cambios hormonales constituyen los ingredientes necesarios para un brote de acné.

En esta nueva entrada vamos a tratar el acné de pasados los 30 años, el de las mujeres que no han tenido granos en la etapa juvenil y en esta etapa sufren un brote acnéico en toda regla.

Vamos a hablar de 5 pasos, a cuál más importante y os vamos a recomendar un producto para cada paso:

1.- LIMPIEZA

El principal factor que desencadena el acné es el exceso de grasa en la piel, la oxidación de esta grasa en la superficie de los poros es lo que llamamos los puntos negros, que también son los que dejan las marcas tan temidas.

Para la limpieza de una piel grasa, lo mejor es usar un gel con aclarado, seborregulador para mantener nuestro sebo a raya. Para ello limpiaremos nuestro rostro mañana y noche con Avene Cleanance Gel limpiador. El cuál Limpia y purifica la piel, respetando al mismo tiempo su pH. Entre sus principales beneficios se encuentran su efecto purificante, ya que limpia suavemente la piel gracias a su base limpiadora suave, sin jabón, dejándola limpia y fresca. Su efecto seborregulador, gracias al activo Gliceril laurato, que regula el exceso de sebo, dando a la piel un efecto matificante. Y por supuesto su efecto calmante, gracias al Agua termal de Avène, calmante y desensibilizante, que proporciona a la piel una sensación de alivio inmediato.

2.- TÓNICO

La acción del tónico es limpiar en profundidad, cerrar los poros y unificar el ph de la piel. Muchas veces se puede usar como desmaquillante con un disco limpiador y luego, tras el gel limpiador se pasa otra vez el tónico para terminar la limpieza. En este caso usaremos uno específico también para pieles grasas: Sebium de Bioderma. Este tónico limpia y desmaquilla la piel con suavidad sin resecarla, sanea la epidermis y normaliza la calidad del sebo y aporta una sensación de frescura inmediata. Se debe usar mañana y noche tras la limpieza. No necesita aclarado.

3.- HIDRATACIÓN

Una piel grasa, no implica una piel hidratada. Muchas veces nuestra piel es grasa pero cuando medimos el nivel de hidratación nos encontramos con la piel deshidratada.

Es necesario que la piel se encuentre en sus valores óptimos de hidratación y confort para que así acepte mejor los activos que le pongamos posteriormente, por ello, tras la limpieza es muy importante un buen aporte de agua. Ésto lo podemos conseguir con un sérum que nos hidrate en profundidad, como puede ser Aqualia Thermal Hidratación Dinámica Sérum, que gracias al Agua Termal de Vichy, rica en 15 minerales beneficiosos y el activo Hialuronine (agente hidratante) sacian, fortifican la piel sensible y la alivian de forma duradera. Además, está enriquecida con Aquabioryl™ que acentúa las sensaciones de suavidad y bienestar de la piel, la transforma, incluso al tacto. Intensamente hidratada, la piel se suaviza. Se absorbe fácil y rápidamente en nuestra piel y nos aporta la hidratación necesaria. Se debe aplicar mañana y noche tras el tónico.

4.- TRATAMIENTO

Como siempre, los activos de tratamiento, en este caso antiacné deben aplicarse de noche, ya que debido precisamente a estos activos nuestra piel puede reaccionar frente al sol y a las agresiones que sufrimos diariamente. También se pueden usar de día pero siempre aplicando luego un fotoprotector adecuado.

Para pieles mixtas y grasas, puntos negros rebeldes, textura de la piel irregular y brillos el tratamiento más adecuado es EFFACLAR K, de La Roche Posay, que combina el LHA micro-exfoliante con el complejo anti-oxidante y anti-sebo 8h compuesto por vitamina E, carnosina y airlicium. Su textura aquagel resulta ultra-fresca y no grasa y se absorbe rápidamente.

Tras un uso continuado, vamos a encontrar nuestra piel más lisa, nuestros poros desincrustados y los brillos controlados. La aplicaremos solo por la noche o mañana y noche tras el sérum hidratante.

5.- PROTECCIÓN SOLAR

La fotoprotección es imprescindible en todas las etapas de nuestra vida, como ya hemos hablado en otras entradas es el mejor antienvejecimiento que nos podamos poner. Pero cuando se trata de una piel grasa y/o mixta, esta piel es más gruesa, y cuando nos da el sol se engrosa aún más como defensa natural de nuestro propio organismo. Tras este engrosamiento la aparición del acné es muy frecuente.

También es necesaria la fotoprotección para evitar que se queden las marcas de los granos y de los puntos negros.

El gel oil free Heliocare 360º es un producto muy adecuado para este tipo de patología. Por su fórmula con doble sistema antibrillos por su acción seborreguladora y matificante. Con factor de protección 50, proporciona una cobertura completa frente a las radiaciones UVB, UVA, IR-A y Radiación Visible y su tecnología Fernblock, proporciona un potente sistema antioxidante, además de reparar del daño celular.