Enrojecimiento de la piel

0
187

¿Tienes sensación de calor en la piel al final de tu jornada? ¿Notas enrojecimiento cuando te atacan los nervios? Puede que tengas rojeces o incluso una rosácea. Las rojeces reflejan una mayor sensibilidad de los vasos sanguíneos cutáneos. En la mayoría de casos se trata de pieles claras, finas y muy reactivas. Desde farmaciasdirect te enseñamos a distinguirlas.

Rojeces intermitentes: flushing.

Aquí nos referimos a una sensación de calor pasajero en el rostro provocadas por cambios de temperatura, situaciones de estrés, menopausia, ingesta de ciertos alimentos (picante, estimulantes, alcohol…etc). Se trata de una reacción exagerada de la piel.

Rojeces permanentes: eritrosis

Durante el flushing, los vasos del rostro se dilatan rápidamente, y continuación vuelven a la normalidad. Sin embargo, a largo plazo se vuelve permanente, que es a lo que llamamos eritrosis.

Vasos dilatados: cuperosis

Sobre una eritrosis establecida, algunos vasos se dilatan más que otros, incluso apreciándose a simple vista. Estos pequeños vasos rojos (telangiectasias) forman la cuperosis.

Fases ulteriores: rosácea

La rosácea antes era conocida como el acné rosáceo, debido a que además de la eritrocuperosis aparecen unas pústulas parecidas a las del acné vulgar. A veces, la rosácea también conlleva a una hipertrofia de las glándulas sebáceas, especialmente en la nariz, lo que da lugar al rinofima.

En la práctica, podemos distinguir claramente dos situaciones y para cada una podemos aplicar un tratamiento específico:

– El enrojecimiento simple, flushing incipiente, la cual podemos tratar con agua termal, aguas micelares calmantes y cremas o mascarillas anti-rojeces.

– La rosácea, la cual debe tratar un especialista.

Comencemos, como siempre, con la limpieza.

Agua termal: el agua termal de avene es calmante y desensibilizante, lo cual es un complemento perfecto para cualquier situación en la que se dé hipersensibilidad o reacciones de tipo rojeces/flushing.

Agua micelar: la gama sensibio de bioderma tiene un agua micelar específica para las rojeces Sensibio AR, para desmaquillar y limpiar el rostro con un disco de algodón.

Si te gusta aclarar con agua puedes usar el fluido dermolimpiador antirrojeces de avene es perfecto para limpiar la piel sin llegar a dañarla.

Tras una buena limpieza como siempre viene la hidratación:

Anti-rojeces crema de día cumple tres funciones: anti-rojeces (mejora la microcirculación gracias al extrato de Ruscus), calmante (rico en agua termal de Avene) y fotoprotectora (SPF 20). Además tiene dos formatos, crema y emulsión en función del tipo de piel.

Otra buena crema de día puede ser Sensibio AR BB cream de bioderma: con activos que favorecen la microcirculación (como el ginkgo Biloba) y evitan el enrojecimiento de la piel, otros que hidratan (canolina) y mejoran la función barrera de la piel, pigmentos que se funden con la piel y unifican el tono y protección solar SPF 30.

Para un cuidado de ataque anti-rojeces FORT, es un cuidado concentrado anti-rojeces permanentes (extrato de Ruscus), calmante, descongestionante (sulfato de dextrano) para aplicar de forma localizada en las zonas de la piel donde aparezca algún capilar visible (sobre todo nariz y mejillas). Se puede aplicar de noche o durante el día antes de la crema.

Durante la noche, es necesario un cuidado calmante y reparador en forma de mascarilla. Perfecta para fases de irritación aguda o postláser. Constituye también un cuidado SOS gracias a su rapidez de acción sobre la temperatura cutánea. Se puede aplicar en el rostro una capa gruesa del producto y dejar actuar durante 10 minutos. Pasado este tiempo se retira el excedente con un algodón o se reaplica por el rostro.

Todos estos productos aparecen en el apartado pieles sensibles dentro del cuidado facial en farmaciasdirect.