Cómo combatir las picaduras de medusas

0
308

Cuando vamos a la playa no solo hay que extremar las precauciones con nuestra piel para evitar quemaduras y rojeces por una exposición prolongada al sol, también hay que vigilar que en la zona de baño donde estamos, sus aguas no estén colonizadas por medusas. Sus picaduras provocan diferentes reacciones dérmicas que hay que tratar de inmediato.

Arrastradas por las corrientes y por los vientos de Levante, las medusas suelen aparecer con bastante frecuencia en las orillas del mar. Normalmente es un animal que ataca cuando se siente en peligro o acorralado. Su forma de hacerlo es soltando un veneno a través de sus tentáculos que al entrar en contacto con la piel de la persona, causa una reacción cutánea.

Los síntomas

Pueden variar de un individuo a otro, dependiendo del grado de sensibilidad, la cantidad de veneno inyectado y de si es o no alérgico. Por regla general, es habitual que se produzca un enrojecimiento de la zona seguido de una erupción, dolor, sensación de escozor y picor intenso.

¿Qué hacer?

Ante una picadura de medusa, el primer paso es salir de agua y dirigirse al centro de socorro más próximo que, por regla general, suele haber en todas las playas con bandera azul. En el caso de que no exista, se pueden aplicar una serie de medidas para que la reacción no empeore.

Empezaremos limpiando la zona con abundante agua de mar para eliminar cualquier resto de tentáculo adherido. Es importante no hacerlo con las manos directamente porque cualquier resto podría de nuevo picarnos. A continuación, y durante media hora, aplicaremos frío sobre la zona con hielo que previamente habremos envuelto en una prenda o toalla que tengamos a mano. Otra opción es hacer una mezcla de vinagre y agua y empapar toda el área afectada. Si los síntomas empeoran o no remiten, habrá que ir al centro hospitalario más cercano para que puedan hacer un diagnóstico.

No te olvides que existen productos que también pueden ayudar a combatir la reacción provocada por una picadura de medusa. El Pranarom aceite esencial de espliego de Farmadirect es una solución casi milagrosa ante este tipo de percances. Aplicando dos gotas cada cinco minutos durante media hora, los síntomas empiezan a remitir casi al instante.

Otro de los productos para combatir el picor que produce la picadura de medusa es la Talquistina en versión gel que aplicada directamente sobre la piel calma rápidamente las molestias causadas.

También se puede utilizar el Azaron Extra Fresh que gracias al extracto de roiboos también alivia la irritación y el prurito. Este producto también se encuentra en su versión Azaron Stick.